Bombonas de butano y pobreza energética

Los precios de la energía siguen aumentando y cada vez hay más gente con dificultades para hacer frente a las facturas de gas y electricidad. Muchas familias optan por dar de baja el suministro de gas natural y adquieren bombonas de butano. La diferencia entre ambas opciones es que el contrato de gas canalizado conlleva costes fijos asociados como el alquiler de contador (unos 16 €/año), o el término fijo (entre 70 € y 140 €/año considerando los impuestos), mientras que el butano no, por lo que el ahorro es considerable. Aun así, el butano tampoco se libra de las subidas y, en los últimos años, el precio se ha incrementado más de un 60%.

Actualmente, la bombona de 12,5 Kg. tiene un coste regulado de 12,77 € € (según la Resolución de 11 de julio de 2019, de la Dirección General de Política Energética y Minas, por la que se publican los nuevos precios máximos de venta, antes de impuestos, de los gases licuados del petróleo envasados, en envases de carga igual o superior a 8 kg., e inferior a 20 kg., excluidos los envases de mezcla para usos de los gases licuados del petróleo como carburante.. El precio indicado en esta nota incluye impuestos y transporte).

No todas las bombonas tienen precio regulado. Las bombonas de butano se venden en diferentes formatos y tan sólo la bombona de 12,5 Kg. tiene un precio regulado. El resto, como la de 35 Kg o las de 6 Kg no lo tiene, lo que permite a cada compañía establecer su precio libremente. Además, como los repartidores pueden llevar bombonas de varias marcas, hay que fijarse bien en qué se está comprando y a qué precio.

Consideraciones técnicas antes de recomendar el uso de butano en los hogares

Antes de decidirte a sustituir el gas natural por butano o recomendar el cambio a alguna persona en situación de pobreza energética, ten en cuenta los siguientes puntos:

  • La instalación la tiene que realizar una empresa instaladora de gas.
  • No se pueden instalar bombonas en viviendas o locales cuyo piso esté más bajo que el nivel del suelo (sótanos o semisótanos), en cajas de escaleras ni en pasillos, salvo expresa autorización del órgano competente de la Comunidad Autónoma.
  • Si las bombonas están instaladas en el exterior (terrazas, balcones, patios, etc.) y los aparatos de consumo están en el interior, la instalación tiene que estar provista, en el interior de la vivienda, de una llave general de corte de gas fácilmente accesible.
  • Todos los envases con válvula de seguridad deben colocarse siempre en posición vertical.
  • Los armarios para situar las botellas deben tener, en su base, aberturas de ventilación permanente.
Consideraciones ambientales antes de recomendar el uso de butano en los hogares bombonas de butano

Hemos leído y oído las ventajas económicas del butano frente a otras fuentes de energía, pero también es importante identificar otros parámetros que no benefician al confort del usuario de butano.

Dióxido de carbono: en la combustión de gas butano se produce CO2, un gas que es tóxico en grandes concentraciones. Se recomienda no estar en espacios que superen los 2.000 ppm (partes por millón) de CO2. El uso de butano en espacios cerrados con poca ventilación incrementa estos valores considerablemente. En el gráfico te mostramos un caso real que monitorizamos y que, debido al uso de butano y poca ventilación, los valores llegaban a los 9.000 ppm de CO2.

Humedad: la humedad también afecta la habitabilidad de la vivienda. Se recomienda que esté entre el 30% – 70%. Puesto que la quema de butano aporta bastante agua al ambiente, entre 400 y 700 g/kg, su uso continuado puede conseguir el efecto contrario: tener más sensación de frío.

Por lo tanto, hay que evaluar correctamente cada situación antes de recomendar el butano como forma de calentar la vivienda ya que, a veces, lo barato, sale caro.

Revisiones periódicas del butano
  • No es obligatorio tener un contrato de mantenimiento. La revisión periódica de las instalaciones fijas de gas butano (para estufas no hace falta) se debe hacer cada 5 años y es el titular el responsable de solicitarla a una empresa inscrita en el Registro Integrado Industrial de cada comunidad autónoma y asegurarse del precio que se va a pagar.
  • Cuando el instalador autorizado haya realizado la revisión entregará un certificado de revisión que debe conservarse.
Normativa de aplicación al butano
  • Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos.
  • Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.
Desconexión administración/política–ciudadano:

En los últimos años, las partidas presupuestarias para energía y clima han incrementado exponencialmente a todos los niveles: europeo, nacional, regional y local. También aparecen como setas planes, estrategias o programas políticos que motivan el cambio de modelo energético pero que los ciudadanos no conocen, ni han participado de ellos. Un ejemplo es el proyecto europeo de Unión energética que sitúa al consumidor en el centro del sistema energético sin decirle cómo ni cuándo y indicándole que seguirá siendo “consumidor”. El lenguaje en este contexto también es importante y el concepto consumidor denota una actitud mucho más pasiva de receptores de productos y servicios. Como ciudadanos deberíamos defender nuestra posición de usuarios de energía más que de consumidores.