6 claves para entender los contadores digitales

¿Por qué hablamos de ellos?

En los últimos años, las empresas de distribución eléctrica (aquí en Catalunya la mayoritaria es Endesa) han ido sustituyendo los contadores analógicos por los nuevos contadores digitales, que permiten la discriminación horaria con un único contador y la telegestión. La responsabilidad de hacer este cambio es de la distribuidora y están obligadas a ello por ley (Orden ITC/3860/2007). Lamentablemente, hay que ir con cuidado porque si nos negamos a que nos cambien el contador o no contactamos para que nos vengan a hacer el cambio después de haber recibido las notificaciones expresas según la normativa (Orden IET/290/2012), las empresas tienen la posibilidad de cortar el suministro de electricidad de nuestra casa (Real Decreto 1110/2007 y 1955/2000).

Con estos nuevos contadores se integrará el nuevo sistema de telegestión a todas las viviendas, de manera que ya no será necesario apuntar las lecturas del contador periódicamente porque la información se envía de forma automática.

¿A partir de cuándo serán obligatorios?

Actualmente, aún se está llevando a cabo el cambio de contadores y las distribuidoras tienen hasta el 31 de diciembre de 2018 para completar la sustitución en todo el país. En el 2019, los contadores deberán ser digitales y funcionar a través del nuevo sistema de telegestión. Tal vez nuestro contador digital ya está telegestionando pero, en caso contrario, la distribuidora tiene hasta el 31 de diciembre para activar esta función.

Para saber si nuestro contador ya está integrado en el sistema de telegestión, podemos consultar el apartado “DATOS DE CONTRATO” de nuestra factura, donde dice “TIPO DE CONTADOR”.

Las distribuidoras tienen hasta el 31 de diciembre de 2018 para completar la sustitución de los contadores antiguos por digitales en todo el país.

¿Cuáles son sus ventajas?

La principal ventaja de los nuevos contadores es la calidad de los datos y su capacidad de comunicación remota. Es decir, la persona usuaria y la distribuidora tienen acceso a muchos más datos para tomar decisiones inteligentes. Por ejemplo, se podrá consultar la potencia máxima utilizada en casa y ajustar así, si hace falta, el contrato.

La comercializadora tendrá conocimiento del perfil de consumo del usuario y podrá ofrecerle tarifas más apropiadas. En este caso, el usuario podrá consultar también esta información desde el propio contador o vía internet a través del portal https://zonaprivada.endesadistribucion.es/es-ES

Sobre la capacidad de telegestión, la toma de medidas se hará remotamente y nos podremos olvidar de llenar el típico papel que siempre nos han dejado en la escalera, donde los vecinos escribían sus lecturas sin saber muy bien qué pasaba realmente con esta información.

Los nuevos contadores ofrecen, por lo tanto, una nueva información que, bien empleada, puede abrir muchas oportunidades de mejora en la facturación y en la gestión de la energía, como por ejemplo el rápido restablecimiento del suministro después de un corte eléctrico, o la desaparición de las estimaciones erróneas en el uso de la electricidad, que provocaban la llegada inesperada de facturas demasiado elevadas.

¿Cómo leer la información a través del contador?

Si quieres ir un paso más allá en la comprensión de los contadores digitales, a continuación te explicamos con más detalle su funcionamiento y cómo acceder a la información que más nos puede interesar como usuarios. Puedes probar todas las explicaciones con tu propio contador digital. Parece complicado, pero con un poco de paciencia verás que en el fondo es muy sencillo moverse a través de los menús.

En primer lugar debes saber que las explicaciones hacen referencia a los contadores digitales más comunes (foto a continuación), pero puede ser que en una finca, o bien en instalaciones más grandes, encontremos algún contador ligeramente diferente. A pesar de ello, el funcionamiento es prácticamente el mismo en todos los casos.

A la derecha hay un botón rojo, que es el único a nuestra disposición. Hay dos maneras de pulsarlo: simplemente apretando el botón (clic corto) o bien apretándolo y manteniendo el dedo pulsado durante 1 o 2 segundos (clic largo).

Al presionarlo, lo que hacemos es ir accediendo a diferentes menús dentro del contador. Para navegar dentro de un mismo nivel, iremos haciendo clics cortos para que vayan cambiando las opciones o la información de ese menú, hasta que da la vuelta al listado de opciones y volvemos al inicio del nivel.

Un único botón, situado a la parte superior derecha, nos permite movernos por los diferentes menús de los contadores digitales.

Para acceder a una de las opciones disponibles (bajar un nivel) hay que hacer clic largo. Volveremos entonces a estar en un menú con varias opciones o información que podemos ir viendo a medida que hacemos clics cortos, hasta que vuelva a aparecer la primera opción de la lista.

Normalmente, a todos los niveles, antes de completar la vuelta, aparece la opción “ATRÁS”, que nos permite volver al nivel anterior haciendo un clic largo.

Si no hacemos nada durante varios segundos, el contador vuelve a la pantalla de inicio de forma automática. Se visualiza entonces el código 1.18.1 y la lectura actual del contador.

¿Qué información nos interesa consultar?

Lo primero que podemos comprobar en la pantalla del contador es si el código de la izquierda parpadea

cada seis segundos entre 1.18.1 y 1.18.2. Si lo hace, esa oscilación indica que tenemos contratada la tarifa de discriminación horaria.

La lectura que se indica como 18.1 corresponde al consumo acumulado en el periodo punta (las horas caras) o al precio fijo, si no tenemos contratada la tarifa de discriminación horaria.

La cifra que aparece junto a 18.2 indica el consumo acumulado en horas valle (las horas baratas).

135.1 Potencia contratada. Para poder ver la potencia contratada que tenemos aplicada, es necesario hacer clic largo y buscar la opción “CT001”, que hace referencia al contrato de electricidad. Entramos, manteniendo pulsado el botón, y accedemos a un submenú. Consultamos la información disponible hasta que aparece la opción “L1 PC POT”.  Entramos y encontramos la potencia contratada con el código 1.135.1, indicada en kW. Podemos verificar si se corresponde con la potencia que aparece en nuestra factura.

17.0 Potencia instantánea al momento. Es una información interesante para hacer comprobaciones en nuestro hogar, pues nos permite detectar la potencia consumida por los electrodomésticos que conectemos en ese momento. Para consultar este dato, hay que acceder al menú L4 (información general). Una vez dentro, buscamos el menú “V INST” (valores instantáneos) y, desde ese menú, buscamos el código 0.17.0.

Cierres, CRRE1, CRRE2, CRRE3. Los llamados cierres corresponden a los últimos períodos facturados. Podemos consultar la energía que hemos utilizado durante las últimas 3 facturas, así como la potencia máxima a la que hemos llegado en los últimos meses (hay que aclarar que nos muestra una mediana hecha cada 15 minutos y, por lo tanto, no es un dato 100% confiable si lo que deseamos es bajar la potencia contratada). Algunos contadores proporcionan información sobre los últimos 12 cierres, pero la mayoría únicamente nos da acceso a los últimos 3.

Dentro del menú CT001 aparecen los diferentes cierres. Podemos entrar al que nos interese y comprobar con el 1.18.1 la lectura final de aquel cierre (haciendo la resta entre un cierre y el anterior podemos estimar los kW utilizados). Algunos contadores indican directamente el valor en incremento (1.19.1) y no es necesario el cálculo manual.

Si hacemos clics cortos dentro del menú Cierre, llegamos al código 1.16.X (donde “X” hace referencia al cierre en cuestión). Este valor nos indica la potencia máxima registrada por el contador durante aquel cierre (la registra cada 15 minutos). Es un valor interesante ya que nos da una idea de la potencia máxima a la cual llegamos y nos puede ayudar a decidir si queremos reducir la potencia de nuestra vivienda.

¿Cómo volver a conectar el suministro si “salta” por exceso de potencia?

Cuando marcha la luz de casa debido a una sobrecarga de potencia, el contador digital se encarga de cortar el suministro. Podemos restablecer la conexión de las siguientes maneras:

Si en el cuadro eléctrico no nos ha saltado ningún interruptor, nos aparecerá un texto en la pantalla indicándonos que pulsemos el botón amarillo para restablecer la conexión. Presionamos el botón y la restablecemos. Si el contador está fuera de casa (por ejemplo, en la entrada del edificio), no es necesario acceder al lugar. Podemos bajar el interruptor general (ICP) de la casa durante tres segundos: el contador será capaz de detectar que queremos conectar de nuevo la instalación. Al volver a subir el ICP se restablecerá el suministro.

Si en el cuadro nos ha saltado un interruptor, lo subimos para tornar a conectar el suministro.