10 ACCIONES CONTRA LA POBREZA ENERGÉTICA

29/07/2014

Después del éxito de la jornada “Herramientas para la acción contra la pobreza energética” celebrada el miércoles 2 de julio de 2014 en Sabadell y que organizamos Ecoserveis conjuntamente con el Ayuntamiento de Sabadell, la Diputación de Barcelona y Tarpuna, la variedad de perfiles de los 100 participantes nos hace constatar la enorme necesidad de proponer herramientas adecuadas para cada sector profesional.

Tanto si trabajas en una administración pública, una compañía eléctrica, una entidad del tercer sector como si aún eres  estudiante o, como la mayoría, eres un ciudadano que se preocupa por lo que pasa a su alrededor, tienes que saber que puedes hacer algo para hacer frente a la pobreza energética.

Si nos ponemos todos, ¡SÍ podemos hacer desaparecer a la pobreza energética!

Te presentamos 10 propuestas para conseguirlo, inspiradas en la jornada “Herramientas para la acción contra la pobreza energética”:

Si eres una compañía eléctrica puedes:

1 – informar a tus usuarios de la posibilidad de ajustar la potencia contratada en función de sus necesidades, como hace Estabanell Energia.

2 – establecer convenios de colaboración con los servicios sociales de los Consejos Comarcales para proteger a los usuarios vulnerables. Esta iniciativa se incluye en el proyecto NiW± que acaba de arrancar y que fue presentado por el Consell Comarcal d’Osona.

3 – crear fondos de solidaridad para ayudar a los consumidores más vulnerables.

Si trabajas en una administración puedes:

4- enseñar a familias a monitorizar sus patrones de consumo eléctrico, mediante una aplicación de teléfono móvil, con la finalidad de reducirlo. La iniciativa Comunidad Rubí Brilla del ayuntamiento de Rubí pretende conseguir un ahorro de hasta el 10%. También puedes organizar talleres de facturas para enseñar a los ciudadanos cómo deben leer el complejo recibo de la luz y cómo ajustar la potencia contratada a sus necesidades y así reducir el coste, acción incluida dentro del proyecto Rubí Brilla Doméstico.

5 – ofrecer asesoramiento personalizado para bajar el consumo de electricidad, manteniendo el hogar a unas condiciones adecuadas de temperaturas, según hacen los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona.

6 – establecer planes de formación ocupacional especializados en rehabilitación energética de edificios dirigida a peones y arquitectos, tal y como contempla el Plan de Barrios de les Planes del Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès.

Si trabajas en una entidad del tercer sector puedes:

7 – formar voluntarios/as que asesoren a las familias vulnerables para ahorrar en el gasto de electricidad y gas, como hace el proyecto Fuel Poverty Group de ABD y Ecoserveis.

Si estás estudiando puedes:

8 – realizar auditorías energéticas en viviendas de familias con dificultades para pagar facturas energéticas para detectar qué tipo de suministros tienen contratados y si utilizan sistemas ineficientes (bombillas de alto consumo, por ejemplo). Alumnos de la Universidad Politécnica de Catalunya ya lo están haciendo dentro del proyecto Energia per a tothom.

9 –  colaborar (si tienes conocimientos de psicología) en sesiones de terapia para madres y padres de familias vulnerables por, de un lado aliviarlos y, de otro, darlos recursos para explicar la situación a sus hijos y compartir su situación con otras familias en situación similar. Hace tiempo que el Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat lleva a cabo esta iniciativa con familias en risco o proceso de desahucio.

Si eres un ciudadano que se preocupa por lo que pasa a su alrededor puedes:

10 – Hacerte voluntario del Fuel Poverty Group para ayudar a los consumidores vulnerables a entender y controlar su factura energética.

En resumen, el empoderamiento de los consumidores vulnerables para que sean autónomos en el control de su consumo de energía (después de una fase de formación inicial) es esencial para luchar contra la pobreza energética.

Además, puesto que el 58% de las casas construidas en España se han hecho sin ningún criterio de eficiencia energética, rehabilitar este parque de viviendas también es clave para reducir el importe de las facturas de electricidad y gas, además de dinamizar el mercado laboral.

Finalmente, establecer sinergias entre los diferentes agentes implicados en el problema de la pobreza energética es clave para erradicarla de raíz. La acción para hacer frente a la pobreza energética debe venir tanto de la administración pública, como de las empresas, entidades y sociedad civil: solo el trabajo colectivo conducirá al éxito de la erradicación de esta nueva prioridad social.